jueves, 23 de febrero de 2017

Mirtha Legrand, una chiquita muy grande (¡felices 90!)

¡Hola a todos!


Antes, cuando no existían las redes sociales, yo ya tenía un vicio (con esto no quiero decir que tenga un vicio con las redes sociales, OK, sí lo tengo 👀), y era el vicio de la televisión, de la "caja boba", como dice mi amigo Gualtiero. Por eso, cuando tengo la oportunidad de viajar, siempre procuro ver algo de televisión local, así la localidad sea Ocaña, Viotá, Monterrey o Tucumán. Me parece que es una buena forma de conocer un poco más de la cultura del lugar donde estoy.

Y hace años, 16 para ser exactos, tuve la oportunidad de vivir en Argentina y allá la televisión sí que era un vicio para mí. Pero más que por los programas, era por los personajes y lo que esos personajes generaban en los televidentes. Así conocí a Mirtha Legrand, que hoy está cumpliendo 90, REGIOS, años de vida.


No sé si tengo muchos lectores argentinos, no tengo idea, pero no podía dejar pasar el día sin hacerle un Post/Entrada de homenaje a LA Señora Legrand. Una de mis personas favoritas de la televisión del mundo.

Yo sé que ella tiene muchos detractores, pero desde hace unos años (menos de 16, como ocho), sigo con atención su programa y quiero decirles que ella es un ¡hit! Es una señora que es una institución en la televisión argentina, no solo porque su programa tiene más de más de 40 años al aire, sino porque la señora tiene una lucidez mental y una vitalidad, que yo a mis 44 años quisiera tener.


Cuando viví en Argentina, me resultaba curioso que existiera un programa donde los invitados comían y conversaban. Les confieso que no me llamaba nada la atención, me parecía acartonada y elitista. Así que no le di mucha oportunidad y casi no supe quién era ella realmente.

Pasó el tiempo, y la empecé a redescubrir, hasta que logró cautivarme por completo. Si estamos en casa los días que pasan el programa (sábado en la noche y domingo al mediodía), siempre lo vemos. Es fascinante ver a LA señora. 


Siempre está muy bien puesta/lookeada/producida, conversando con sus invitados de los temas más diversos. Habla de todo con propiedad, está bien informada, ¡muy bien informada! Es imprudente si se quiere, pregunta sin miedo sobre los temas de los que la gente habla. Y por supuesto, sus invitados responden, es ¡Mirtha la que pregunta!, están al aire. A más de uno ha hecho atragantar con la pregunta, mientras comen, y ella sigue impávida. Me gusta eso.

El programa tiene una cortinilla que me recuerda, Dinastía la serie gringa de los 80's, así que de entrada es una flashback a esa época. Una locutora la anuncia, como en la corte anunciaban la llegada del rey, en este caso, de la reina. Y aparece ella. Si es el programa de noche, siempre luce vestido largo y brillante, con encajes y muchos adornos. Es barroca en su vestir. Y claro, sus invitados no se pueden quedar atrás, es el código que impone Mirtha.

Para los domingos, elige trajes / sastre en encajes y telas pesadas, y joyas vistosas, todas de su propiedad.


Insisto, lo que más me gusta de Mirtha es verla pasar de un tema como los más recientes estudios que un científico argentino hizo sobre el cerebro, para luego preguntarle al político de turno, porqué no hizo lo que prometió y de ahí, a una popular actriz, si ella autorizó la publicación de sus videos íntimos, para luego interrogar al tendero de barrio que perdió su mercadería por los cortes de energía, que lo llevaron a realizar alguna singular protesta contra el ente que presta el servicio. Y así, durante dos horas de programa, todos sentados en la misma mesa. No discrimina. Invita a todos.

Otra cosa que me gusta y que debería pasar en la televisión colombiana, es que su programa es vitrina para la moda, pues como sus invitados siempre van muy bien vestidos a la cita, ella tiene un segmento, donde ellos muestran su #Lookete y le dan crédito al diseñador o marca de ropa  y zapatos, pero también a quién los peinó y maquilló. También me gusta eso.

Usualmente, Mirtha marca uno de los puntos que componen la agenda setting de los medios de su país. Generalmente, con alguna de sus imprudentes preguntas. Es una lectora consumada, llega a su programa con todos los periódicos repasados, pero además, si sus invitados han escrito libros, los ha leído y tiene líneas subrayadas, o si están estrenando una película o una obra de teatro, con seguridad, ella ya estuvo en alguna de las funciones. Y tiene 90 años, ¡es una genia! Le alcanza el tiempo para todo.


Siempre habla de sus amigas de toda la vida, con las que se sigue reuniendo una vez a la semana, para tomar el té y conversar. Es una mamá pendiente de la única hija que le queda y de sus nietos, Juanita, Nacho y Rocco, pero además, una hermana dedicada de Silvia (su gemela) y Josecito.

A mi me encanta Mirtha, ya quisiera yo poder llegar (si es que llego), a  los 90 años con esa lucidez y el respeto que impone, en una época donde los jóvenes mandan la parada. Bueno, no más carreta. Me despido con la frase de ella que suelo usar, cuando me invitan a charlas y/o conferencias, "Como te ven, te tratan y si te van mal te maltratan, y si te ven bien, te contratan".

Mirtha, no iré a tu programa, pero igual... ¡Tráeme suerte!



¡Nos seguimos leyendo!

Escríbeme a  lapesadademoda@gmail.com
Sígueme en TW @lapesadademoda

1 comentario:

  1. Gracias por tan hermoso y merecido homenaje, a la señora Mirta!!!!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario. Puedes escribirme a lapesadademoda@gmail.com