lunes, 28 de junio de 2010

Yo me visto de diseñador, ¿y usted?


Cualquier persona que me conozca desde hace mucho tiempo sabe que desde siempre el tema de los trapos (la ropa) ha sido algo que me interesa mucho. Nací en una familia donde todos cosen, bordan o pintan en tela y lo hacen bien. Mi primera máquina de coser me la regaló mi tío Josía cuando yo tenía casi 6 años y desde entonces la aprendí a manejar empíricamente. Aunque suene a cliché, antes que leer ya sabía enhebrar la aguja y rebobinar hilos. ¿Eso dirá mi biografía?

Foto: Internet.
Así fue mi primera máquina de coser, regalo de mi tío Josía (realmente se llama José Antonio, pero todos le decimos Josía).

Mi abuela Laura tenía el mejor almacén de telas de la provincia y yo adoraba ayudarla o por lo menos verla como desenrollaba los tubos y con la paciencia de Job, las volvía a doblar esta vez al medio y luego enrollarlas en cartones gruesos de 75 por 25 cm. A final les hacía una especie de triángulo para exhibirlas mejor. Una encima de otra. Las ponía por colores o por temáticas. Flores con flores, cuadros con cuadros, rayas con rayas y así rigurosamente. Las telas blancas y los velos solía cubrirlos con otra tela en un lugar destacado para evitar que el polvo las volviera amarillentas o se ensuciaran. Así crecí. Tal vez por eso cada vez que voy a un lugar donde venden telas, me enloquezco, ¡me encantan!


Foto: Archivo personal
Mi abuelita Laura con mi hermanita Lorenita, cuando una bebita. Atrás el almacén de doña Laurita.

El solo verlas me transporta, pienso en nuevas prendas, imagino todo lo que podría hacer, me acuerdo de vestidos, faldas, pantalones o blusas y también pienso que con esos paños podría hacer el abrigo que vi en las revistas Vogue o Elle de septiembre (es que generalmente compro las que traen la moda europea). Siempre prometo ir como espectadora, pero no nos digamos mentiras, siempre termino comprando algo. ¡Es inevitable!

Foto: Internet
Así lucía la exhibición de telas del almacén de mi abuela Laura.

Y esta extraña compulsión, este inexplicable impulso, es aún mayor desde que empecé a engordar y con los kilos de más la ropa dejó de quedarme buena. Y pensar que hasta los 17 años tenía que comprar ropa de niños, porque era tan flaquita que la talla XS de mujer no me quedaba. ¡Ahhh tiempos aquellos!


Foto: Archivo personal
Sé que la foto no es la mejor, pero aunque no lo crean esta era yo, hace muuuuchos años. Y antes que pregunten, yo tampoco sé qué pasó.

Una de las mayores frustraciones que sentía cada vez que veía alguna prenda que me gustaba, era que no me quedaba buena: El pantalón sube cuando sube, pero no apunta. La blusa o la chaqueta entra pero tampoco cierra. Las camisetas marcan los rollitos o bananos y cuando no, parece que me estuviera midiendo una camisa de fuerza, y he aquí la gran pregunta, la gran preocupación de cada día: ¿Qué me pongo?

Esta es una preocupación de la mayoría de las mujeres cada día, lo sé, pero créanme es mucho mayor en las mujeres XL o talla plus como yo, y si a esto le sumo el agravante de mi corta estatura, el problema se vuelve insoportable, inmanejable y hasta podría causar depresión, frustración… ¡que horror!

Fue entonces cuando empecé a plantearme varias soluciones a este ‘problema’. La primera, la única, la racional, la lógica, la real solución, la fácil, la panacea:¡Bajar de peso!; la segunda, la medida desesperada, la práctica, la alternativa incluso económica, tomar un curso de corte y confección y hacerme mi propia ropa; la tercera, comprar la ropa en Estados Unidos, pero pues yo no viajo y no voy a incomodar todas las veces a mis amigas con estos requerimientos; y la cuarta, la que parecía un poco complicada de aplicar en Bogotá por temas de precios, falta de tiempo y búsqueda de telas y modelos, conseguir un sastre, un modisto que hiciera realidad mi sueño de ropero, es decir, ser mi propia tienda Zara. El que me permitiría vestirme con diseños de Moschino, See by Chloe, Marc Jacobs, Dolce and Gabbana o RED Valentino, pero pagando menos del 10% del valor real de una prenda de esas. ¿Y adivinen?, ¡Lo tengo!

Gracias a mi sastre de cabecera, desde hace casi 4 años me visto como yo quiero. Lo único que tengo que hacer es buscar el modelo, sumergirme en los espectaculares almacenes de telas en La Alquería, en Facol, en Lafayette, en San Andresito de San José o cuando tengo más tiempo, en las tiendas de telas de la 140 en Bogotá. ¡Y ahí está!, tengo la ropa que quiero y no la que me toca comprar. ¿Qué hago?, así soy, ¡vanidosa!

Sé que a mucha gente no le gusta mandar a hacer la ropa, pero vivo feliz con lo que tengo. Porque me puedo vestir como quiero y no con las prendas de señora aseñorada, sin cortes o con resortes en la cintura que le quitan horma a los pantalones, o el tank top con un blusón recto sin corte y qué decir de las típicas batas ‘talego’, en colores que tal vez nos hacen ver menos gordas, pero también menos agraciadas y demasiado simples, tristes y aburridas… ¡Noooooooo!, ¡esa no soy yo!.

Vestido en denim de Marc Jacbos, clon de Laurita By Ricci / Botines de Catalina Navia / Medias Tall / Cartera redonda de una diseñadora paisa cuyo nombre no recuerdo/ diadema con detalle artesanal, regalo de dos grandes amigas comprado en alguna plaza en Buenos Aires.

Esto era lo que les quería contar. Visto de Valentino, de Dolce and Gabbana, de Marc Jacobs, entre otros. No sé si tengo buen gusto para elegir los modelos, no sé si siempre logro el look que quiero, pero me gusta mi ropero. Y obviamente, lamento que en Colombia conseguir ropa para una gorda simpática y divertida como yo, el tema sea tan lamentable. Con tan buenos diseñadores que tenemos, con tan con buena materia prima, con tan buenas compradoras compulsivas, con tanta gente que sabe de moda, pero vestir a una gorda, en este país, parece que seguirá siendo un tarea exclusiva para una pesada de la moda. Por lo pronto, yo seguiré vistiendo de diseñador, ¿y usted?



lapesadademoda@gmail.com
Twitter:
@lapesadademoda

22 comentarios:

  1. Lo máximo, me he reido, te he imaginado y yo también me visto de diseñador :) Eres la mejor...Espero muchos te sigan porque de verdad el mismo talento que tienes para vestirte o coser lo tienes para escibir... Saludos desde Zurich

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente hay un gran vacío en el comercio no sólo de Bogotá, sino creería que de Colombia entera, o por lo menos en las grandes ciudades, para vestir gorditas. Si, claro de que hay modistos los hay, de que hay diseñadores los hay, pero buenos?? o al menos que nos vistan a la moda y no como maniquíes gorditos en serie?? presentenme uno que rompa los esquemas grises aburridos, cafés monótonos de batola recta y el intrepido y siempre repetido cinturón a la cintura. Cuando conozca uno, con una gran boutique, donde yo le pueda dar rienda suelta a la compradora compulsiva que me habita...me retracto de lo dicho, mientras tanto lo afirmo: aburridos diseñadores de gorditas en Colombia, que piensan en vestir señoras aseñoradas y el comercio huérfano de un shopping de este tipo.

    ResponderEliminar
  3. Hablas de Darwin y su teoría de la evolución. Los seres se adaptan a los entornos adversos y generan sus propios mecanismos para sobrevivir. En este caso, las personas de gran talla tienen que recurrir a su ingenio para vestir bien en medio de una sociedad que privilegia la figura irreal de las modelos ajustadas al prototipo con photoshop. Lo importante es que puedes comandar la vanguardia en el diseño de estas prendas y ser, desde tu propia perspectiva, una diseñadora de gran peso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Para Ana María, si lo hay, le hace lo que quiera y que luzcas maravillosamente, sin tener una gran boutique. A Laurita By Ricci que bien escribes y lo mas bueno es lo agradable que lo haces y ,e hizo devolver el tiempo porque todo es verdad. Yo tengo unas fotos tuyas cuando no te quedaba ni la XS. un abrazote.

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente eres lo máximo... Me encanta esa forma de pensar y creo que cada vez lográs mayor éxito en tu vestier. Busca otros diseñadores, prueba más estilos y sigue motivando a las gorditas y porque no! A las flaquitas

    ResponderEliminar
  6. El tema del comercio de la ropa para gordas será tema para otro Post, en carne propia he vivido este karma y pues bueno, ya en un próximo post prometo contarles mis experiencias con algunas marcas. A todos gracias por participar en este modesto, pero sincero blog.

    ResponderEliminar
  7. Cada vez que leo quiero que sigas escribiendo más y más, eres UNICA mi Lauris y esto no es para un blog, sino para un librooooooooo..que esperas??? MARISHCOSHCCC..Te quiero....Muaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  8. Laurita, yo la más flaca del mucho que encuentro de todo param mi, quiero vestirme de su diseñador y claro asesorada por sumerce, me encantan sus pintas, pero más SU PERSONALIDAD. Martcia González

    ResponderEliminar
  9. Quiero felicitarte por este fabuloso artículo. Definitivamente tienes el don de la escritura. Amiga te quiero mucho, eres hermosa. Gorda hermosa. Lo sabes. Me encanta tu personalidad y forma de ser. Felicitaciones!!!!! Adelante...

    ResponderEliminar
  10. Hola Laurita by Ricci.

    Que bueno que le pongas el lado positivo a la cosa y llegues al otro extremo: lucir extraordinaria. Tener estilo-pienso en mi vago conocimiento de moda- no es de pesar X o Y kilos, sino en tener porte, y usar con actitud lo que se tiene puesto. Creo que lo tienes y luces genial (además que Grabiel Umaña resultó ser buen fotógrafo. jajajaj)
    Quisiera tener ese sentido del buen gusto, pero lo que Dios no me dio en carne, tampoco me lo dio en materia fashionística.

    PD: Deberías decir quién es tu sastre y dónde vive; lo volverías famoso:

    Un saludo. Me gustó mucho el blog, tiene personalidad...

    ResponderEliminar
  11. La personalidad no se improvisa y gorda o flaca tienes el don y la palabra, eres hermosa por dentro y por fuera y que no decir de la talla profesional que inspiras en todo lo que haces.

    Felicitaciones lauris!!! Estas en la vanguardia de la moda. Lo haces muy bien.

    ResponderEliminar
  12. Laurita tuve la oportunidad de ver este blog en este momento. Me pareció divinoooooooooo todoooooooooooooooooooo. Tú estilo está impregnado. Besitos Marisha

    ResponderEliminar
  13. Chévere que lo lean, lo comenten y le cuenten a sus amigas de la existencia de él. Abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  14. Laurita miré tu blog y me gusta mucho!!! aunque no sé nada de diseñadores y de moda, voy a aprender....el blog es lo máximo y ud también... abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Lauris, por fin vi tu blog y la verdad me encanta!!! Muy entretenido y lleno de realidades para quienes no somos XS si no XL. Me enganchó y me gustó lo de tu diseñador, jejeje (recuerda que en mi patria chica estos personajes abundan y hacen bellezas). Un abrazo y sigo pendiente de tus comentarios, doña pesada.

    ResponderEliminar
  16. genial. absolutamente. el estilo, el humor, los comentarios acertados, la buena vibra, la calidad de los textos.
    Muy bueno leerte así, querida. de verdad que sí

    ResponderEliminar
  17. Tengo que decirte que una de las primeras buenas impresiones que me llevé al conocerte fue tu estilo alegre y de buen gusto en tu forma de vestir, por lo general uno ve muchas mujeres Xl envueltas en vestidos aburridos y clásicos, como tú bien lo dices. Me encanta tu forma de ser porque llevas con orgullo tu figura y sabes qué te queda bien. Eso es tener elegancia!!. Otra cosa Doña Laurita es hermosa.

    ResponderEliminar
  18. Mil gracias a todos por sus comentarios, realmente signfica mucho para mi, porque de alguna manera este es mi primer proyecto personal en el que logro combinar dos cosas que me gustan mucho el tema de la ropa (aunque no es lo único que encontrarán en este blog), y el tema de escribir con mi tono y estilo, sin censuras, y de una forma muy sincera. Gracias, y ojalá lo sigan encontrando interesante y le cuenten a sus amigas gordas, que existe este espacio. ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Laura, me encantó este post, no había tenido la oportunidad de leerlo, estoy muy de acuerdo , no hay moda para gordas en el país, pero uno debe buscar sus medios para crear su estilo personal y esta forma que tu presentas, vaya que me ha dejado sin palabras, te felicito por la creatividad y por ser siempre una cara positiva de las chicas con kilos de más que aunque los medios no nos las muestran, hay muchas mujeres en la misma situación de nosotras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Yo no soy gorda gorda, pero me harté de no ver nada accesible y como YO lo quiero en mi guardarropa. Por eso me iré, tal y como usted, con la modista.!He dicho!

    Lux

    ResponderEliminar
  21. Hola yo quisiera aprender a usar esa maquina para enseñarle a mi hija pero no se como funciona; podrías mandarme una explicación de uso si te acordas. Porque la aguja baja pero no me cose nose si lleva algo mas. Gracias

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario. Puedes escribirme a lapesadademoda@gmail.com